martes, 19 de enero de 2016

Kimberly-Clark incursiona en Bolivia en teletrabajo

¿Se imagina trabajar sin tener que ir a la oficina? Sí, trabajar desde su casa, en sus ratos disponibles, reunirse con los jefes o colegas de trabajo por medio de Internet, sin que ellos noten que usted sigue en pijamas; trabajar a su ritmo en la computadora, distribución o saliendo a hacer ventas, hacer un alto si tiene la urgencia de asistir a la reunión de padres en el colegio de los niños o para hacer compras; regresar y continuar hasta presentar su producto a la empresa al final del día, de la semana o del mes…

Parece una dinámica del futuro, pero se trata de un futuro no tan lejano. De hecho, en muchas partes del mundo ya lo aplican, y en Bolivia, la empresa Kimberly-Clark se ha puesto manos a la obra con esta corriente mundial y comienza a aplicar el Home Office o “teletrabajo” desde este 1 de febrero en sus sucursales de Cochabamba y La Paz.

Ojo, no se trata del trabajo a destajo, en el que se le paga a una persona por hacer un servicio determinado o de flexibilidad con algún trabajador algún día de la semana. Estamos hablando de todos los días, de trabajadores de planta, que pertenecen a una empresa y que están asegurados con todos los beneficios sociales de ley que corresponden, como si se tratara de cualquier empleado asegurado que va todos los días a la oficina o fábrica.

Según explica la Gerente de Recursos Humanos de Kimberly Clark Bolivia, Karina Díaz, la compañía está apostando, por sustituir el trabajo en oficina por el trabajo en casa; el típico horario rígido de oficina (de 8:00 a 12:00 y de 14:00 a 18:00) por un horario más flexible; pasar del control físico (de ver las ocho horas al empleado en oficina) a una evaluación que se base más en resultados; de las reuniones físicas a las reuniones virtuales; en síntesis, del control a la confianza.

“Cada empleado sabe los objetivos que tiene que cumplir, y en ningún momento el conseguir esos resultados tienen que ver con ir a una oficina”, explica Díaz,

Según la Gerente, la compañía se ha impuesto cuatro objetivos para la innovación del nuevo sistema de trabajo. El primero pasa por ser innovadores en el nuevo sistema. El segundo la productividad: eliminar los tiempos muertos. Según explica la Gerente, el teletrabajo, existen estudios que han demostrado que el teletrabajo incrementa la producción en 23 por ciento, por lo que 40 horas de trabajo en la oficina equivalen a 25 horas de trabajo en la casa. Es que, con el nuevo sistema, el tiempo perdido ya no afecta a la empresa, sino al trabajador, que deberá comenzar a administrar mejor su jornada, pues al final deberá responder por resultados logrados.

Tercero: mejora la vida del trabajador. Éste en el sistema tradicional, pierde gran cantidad de tiempo alistándose para salir, llegando al trabajo en medio de un caos vehicular, volviendo a mediodía a casa a almorzar, saliendo otra vez… son tiempos perdidos miserablemente, cuando el trabajador podría estar produciendo o finalmente estar con su familia.

Cuarto: reducción de costos para la compañía, que ya no tiene que pagar alquileres de oficinas, luz, agua, mientras que el empleado también se ahorra los pasajes que antes debía invertir para llegar a la oficina... o el almuerzo en la calle.

"Lo novedoso de este sistema es que se basa en la confianza mutua y en la responsabilidad del mismo trabajador", explica la Gerente.

"El sistema se basa en la responsabilidad y confianza mutua"



Personal

• Kimberly-Clark cuenta con un personal de 370 personas a nivel nacional.

• Para esta primera experiencia, se comenzará con las sucursales de Cochabamba y La Paz, que en total suman unas 60 personas, con la estructura completa, gente de ventas, servicio al cliente, gente de cartera, finanzas y otros.

• En Santa Cruz, por tener allá la casa matriz y la planta productora y la necesidad de manejo de maquinaria pesada especializada, el teletrabajo no podría funcionar.



BREVE HISTORIA

• Kimberly-Clark inició operaciones en el país en 1994.

• Es líder mundial en el desarrollo de productos descartables e innovadores para la salud, la higiene y el cuidado personal. Sus marcas más reconocidas son: Huggies, Plenitud, Kotex, Kleenex, Scott, Kimberly-Clark Professional, entre otras.

• En 1998, Kimberly-Clark compra el 51 por ciento de las acciones de una empresa local para constituirse en Kimberly-Clark Bolivia SA.

• En febrero del 2003 adquiere el 100 por ciento de acciones perteneciendo en su totalidad a empresas de grupo.

• Está ubicada en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra asentada en el Parque Industrial, en el manzano 5, y produce toda la gama de productos de papel higiénico de Kimberly-Clark Professional, como doble hoja normal, doble hoja económico y servilleta en sus diversos empaques.

• En el mundo cuenta con 53 mil colaboradores.

1 comentario:

  1. Buena iniciativa laboral para Bolivia. En Argentina cada vez más empresas se inclinan por esta modalidad.
    Alcides Aguirre, Teletrabajo y Sociedad UNLP, La Plata, Argentina

    ResponderEliminar